Qué y cómo comer en la tan temible cuesta de enero

WHAT'S SPECIAL

Al llegar enero decimos adiós a las compras compulsivas con su correspondiente bajada en picado de nuestra cuenta corriente y algún que otro kilos de más adherido a la cintura.

La Navidad es una época maravillosa donde no ponemos filtros a la hora de hacer la compra y cocinar. Consumimos muy rico, pero también muy calórico. Por eso, es ahora cuando necesitamos poner en práctica algunos trucos que nos ayuden a superar la tan temida cuesta de enero que este año parece ser más empinada que nunca.

¿Por dónde empezamos?

Hace unas semanas la OCU publicó en su web los supermercados más baratos, por lo que no estaría mal que antes de hacer la compra les echaras un vistazo. Dedica un tiempo a comparar los precios de los mismos productos en distintos establecimientos y localiza donde están más baratos.

Los gastos en la compra de alimentos son los segundos en importancia dentro del gasto anual en los hogares españoles y, para muchos, llegar a fin de mes supone toda una proeza.  Los precios han subido en los últimos meses como un cohete y planificar la compra será un buenísimo primer paso. No solo porque es más económico, sino porque también es mucho más saludable y lo notarás en el bolsillo y en la cintura.

¿Cómo ahorrar en la cesta de compra?

  • Ve siempre con una lista de la compra hecha en casa y a conciencia. Te llevarás una matrícula de honor en el ahorro si planificas tu comida semanal.
  • Es importante saber cuándo hacer la compra. El mejor momento siempre es después de comer. De esta manera evitas la compra impulsiva y echar productos de más en el carrito de la compra que seguramente no necesitas.
  • Lleva siempre tu bolsa de la compra, y si se te olvida pide en el supermercado o tienda de confianza una caja desechable que suelen guardar en sus almacenes.
  • Elimina de tu lista los productos precocinados. Son caros y no son sanos.
  • Deja también fuera de la lista los productos light, sin grasa, sin azúcar, etc… No hay que olvidar que cuando quitan algo, siempre ponen algo y el precio siempre sube.
  • Compra legumbres, arroces y otros productos a granel. Cada vez hay más tiendas que ofrecen una gran variedad de alimentos a granel. Sale más barato y además colaboras en la reducción del desperdicio de envases.
  • Las marcas blancas son excelentes alternativas. Normalmente utilizan el mismo producto que las marcas, pero con su propia etiqueta. Lee los ingredientes y compara hasta encontrar el que te gusta. Hay productos como la leche o detergentes donde el ahorro puede ser hasta de un 25%
  • En las grandes superficies, los productos que ponen a la altura de los ojos suelen ser los más caros. Mira también hacia abajo o hacia arriba y verás que alegría te llevas.
  • Cuidado con los precios que veas en color rojo. Las grandes superficies asocian este color a los productos de oferta y a veces aprovechan para etiquetar con este color otros alimentos que no son de oferta.
  • No te dejes engatusar por las ofertas, sobre todo ahora que estamos en periodo de rebajas. Revisa la fecha de caducidad y compra únicamente si está en tus planes consumirlo. La comida que al final termina en la basura, aunque la compres barata, siempre será la más cara.
  • Presta atención a los productos envasados que tienen próxima su fecha de caducidad. Muchos de ellos van sujetos a descuentos importantes que van de un 25% a un 50%.
  • Apuesta por los productos de temporada. Al haber más oferta son más baratos y tienen mucho más sabor.
  • El mejor momento para comprar productos pereceros son los sábados a última hora. Las tiendas que cierran en domingo deben dar salida a la mayor cantidad posible de género y a última hora suelen bajar los precios.

Y ahora, que ya sabemos cómo ahorraros un dinerito en la cesta de la compra, empezar a ahorrarnos alguna que otra caloría para bajar los kilitos que hemos cogido estas fiestas no nos vendrían nada mal .

Los trucos que funcionan para perder peso

Mi limón, mi limonero

Acostúmbrate nada más despertar, a beber medio vasito de agua templada con el jugo de un limón. Al principio te puede resultar complicado, pero con el tiempo será tu golosina más saludable. Te va ayudar a eliminar no solo toxinas, sino también grasas.

Agua, agua y agua

¡El agua es tu gran amiga! Muchas veces confundimos hambre con sed y sobre todo ahora, que no hemos parado de mover el bigote. Necesitamos volver a beber nuestros 8-10 vasos de agua y sustituir ese picoteo entre horas por un buen vaso de agua.  Estar hidratado es la mejor opción para expulsar las sustancias de desecho de nuestro cuerpo.

Té verde

Si se te hace muy pesado beber agua, incluye el té verde en tu vida. Si hay una bebida reconocida por sus propiedades para adelgazar y quemar grasas, es el té verde.

Hacer deporte

Beber agua, dieta y deporte es la combinación ganadora. Hay que moverse a diario ya sea haciendo ejercicio de cardio, de fuerza o si nos da mucha pereza, siempre podemos caminar y abandonar el ascensor. Son tareas sencillas con las que podemos iniciarnos.

Reducir la sal

Cada vez se lee más que reducir la sal en las comidas ayuda a deshincharnos. ¿Con qué lo sustituimos? Con hierbas aromáticas, hay muchas opciones que aportan matices de sabor muy distintos a una carne, un pescado o unas verduras.

Reducir los carbohidratos

El querer quitarnos unos kilos no significa renunciar a los carbohidratos. Es más, ninguna dieta es completa sin ellos. Eso sí, estos días, mejor utiliza su versión integral.

Más verduras y hortalizas

Un picoteo de fruta de temporada (manzana, piña o bayas son las más saciantes) o bastones de zanahorias, apio, calabacín te ayudarán entre horas.

Técnicas de cocción saludables

Por supuesto nada de esto tiene sentido si no aplicamos técnicas de cocción saludables que nos sigan ayudando a reducir calorías.

El horno, es limpio, rápido, reduce calorías y es la técnica de cocción más recomendada por expertos en salud a la hora de preparar platos saludables.

Hornear los alimentos ayuda a retener los nutrientes, capturar los sabores originales de los ingredientes y no requiere de grandes dotes culinarias, y sí, de saber seleccionar alimentos que se lleven súper bien y sean súper amigos.

Freidoras de aire Muy cómoda sobre todo si vives solo o en pareja. Cocina con cero grasas ya que no se usa aceite o muy poco. Es más rápida que el horno y su consumo energético también es menor.  Para un mejor resultado se recomienda cocinar a 120 °C

La plancha, es una forma de cocinar rápida y sencilla que además potencia el sabor de los alimentos. 

Si cocinas pescado, colócalo sobre el lado de la piel y cuando esté tostado voltea teniendo en cuenta que ese lado necesita menos tiempo. Si cocinas carne, siempre con la sartén muy caliente para crear rápidamente ese sellado que retenga los jugos.

Es importante recordar que ni la carne ni el pescado se pincha ni se mueve cuando se está cocinando.

El vapor Preserva todo el sabor, las vitaminas y nutrientes de los alimentos. Las verduras quedan firmes y bonitas ya que conservan su color haciendo que el plato luzca más apetecible a la vista.

No necesita de ningún tipo de grasa y su resultado es sabroso y muy saludable.

Qué y cómo comer en la tan temible cuesta de enero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
© Gastroamantes 2021. Todos los derechos reservados
Close