Go Back

Las croquetas de jamón ibérico y camembert de mamá

Croquetas de jamón ibérico y camembert
Raciones 20 croquetitas
Tiempo de preparación 35 min
Enfríar la masa 2 h
Tiempo total 2 h 35 min

Ingredientes

  • 100 g harina
  • 1/2 litro leche
  • 1 cebolla pequeña
  • 200 g jamón ibérico picadito
  • 100 g queso camembert
  • nuez moscada
  • sal
  • 2 huevos
  • pan rallado

Elaboración paso a paso

  • En una sartén calienta 4 cucharadas de aceite de oliva y rehoga a fuego suave la cebolla cortada en brunoise (pequeños dados de 1 a 2 mm de lado).
    Cuando comience ablandar, incorpora la harina y fríela sin parar de remover hasta que adquiera un tono tostado.
  • Calienta la leche y sin dejar nunca de mover incorpórala poco a poco a la sartén hasta que empiece a cuajar la bechamel, teniendo en cuenta que la masa siempre tiene que permanecer despegada de la sartén. El truco para conseguir una croqueta de concurso, es trabajar muy bien este paso, cuanto más tiempo dediques, más cremosas y suaves te van a quedar(unos 15 minutos)
  • Baja el fuego e incorpora el jamón ibérico junto al queso camembert troceadito. Ahora pon al gusto la nuez moscada y la sal. No olvides que el jamón aporta un punto importante de sal a las croquetas.
    Tu bechamel estará lista cuando al pasar la cuchara, la masa se despegue con facilidad.
  • Vierte la masa en una fuente plana y deja enfriar antes de moldear las croquetas. Un truco para que no se reseque la bechamel es cubrirla con film transparente y ajustar este muy bien a la masa.
  • Cuando la masa enfríe por completo es el momento de darle forma y tamaño.  Si quieres evitar que las croquetas se revienten en la sartén introduce toda la masa en una manga pastelera y compáctala muy bien para evitar que se creen fisuras, ya que éstas son las causantes de que nuestras bonitas croquetas exploten y se abran al freírlas.
    Extiende la masa en pequeñas tiras sobre una cama de fino pan rallado y corta con un cuchillo afilado el tamaño que prefieras. En casa nos gustan chiquititas para comerlas de un solo bocado. Son mucho más finas y elegantes, pero eso va en el gusto de cada uno.
  • En un plato bate los dos huevos. Un truco para que doblen su volumen y cunda mucho más, es comenzar batiendo las claras y después las yemas. Verás como te sorprende el resultado.
  • Moja las croquetas en el huevo retirando el exceso, después cúbrelas de nuevo con el pan rallado y pasa la croqueta de una mano a otra para que pierda todo el pan sobrante.
  • Llegamos al final, freírlas en abundante aceite de oliva. Otro consejo que te doy es que utilices una cazuela alta para que la croqueta se sumerja por completo en el aceite y evitar así salpicaduras.
    Lo primero que hay que hacer es ‘sellar’ las croquetas, para ello es fundamental que el aceite esté muy caliente. Debes darles la vuelta en el primer minuto para cerrar la costra del empanado y hacer lo mismo por el otro lado. Después baja la intensidad del fuego y siempre con mucho cuidado las volteas de nuevo para controlar el tono dorado.
    Cuando estén listas, dispónlas sobre un papel absorbente para quitar el exceso de aceite.
  • Pequeñas, crujientes, suaves y deliciosas croquetas de jamón ibérico y camembert.
Plato: Aperitivo, cenas