Pastel pavlova

WHAT'S SPECIAL

Una de las tartas más delicadas y esbeltas de todo Australia

Crujiente por fuera y exageradamente cremosa por dentro, así es el pastel pavlova, una de las tartas más espectaculares y apetecibles de todo Australia.

Cuenta la leyenda que su nombre se debe a la carismática bailarina rusa Anna Pavlova. El chef del hotel donde se hospedaba la artista en una de sus giras por Australia y Nueva Zelanda creó este postre en su honor. Al día de hoy, no se sabe muy bien por qué, ambos países siguen en la disputa de cuál de los dos han sido los verdaderos artífices de éste dulce pecado.

Australia, lo tiene muy claro, ¡fueron ellos! y ellos se han ocupado de rendirle todos los homenajes posibles a este crujiente y dulce merengue relleno de nata.

Y no solo es deliciosa, también es hermosa y deseable. Solo con mirarla te dan ganas de devorarla entera, y aunque puedas imaginártela densa y pesada, te puedo asegurar que ésta radiante y esbelta tarta pavlova es increíblemente ligera. ¡No te cansas de comértela a cucharadas!. Su dulzor justo y perfecto contrasta con los suaves aromas del pequeño arándano, la delicada frambuesa y la vitamínica mora que la abrazan en cada momento para completar uno de los bocados más elegantes y exquisitos.

Pastel pavlova

Pastel pavlova
Raciones 6
Tiempo de preparación 12 h
Precalentar el horno a 120º y hornear 3 h

Ingredientes

  • 4 claras de huevo
  • azúcar glass al gusto
  • 1 cucharadita de almidón de maíz
  • 1 cda jugo de limón
  • 1 cda esencia de vainilla

Para la crema de nata

  • 100 ml nata muy fría
  • azúcar glass al gusto

Decoración

  • Fruta fresca arándanos, moras, frambuesas, kiwi…
  • hojas de menta

Elaboración paso a paso

  • Empieza a preparar el merengue. Bate las claras de huevo con unas varillas y cuando comience a estar firme incorpora poco a poco el azúcar hasta encontrar el punto de dulzor que más te guste. Después el jugo de limón, la esencia de vainilla y por último el almidón de maíz. Sigue batiendo hasta conseguir un merengue suave, muy firme y brillante.
  • Cubre una bandeja con papel sulfurizado. Pinta un circulo del diámetro que quieres que sea la tarta y dale la vuelta al papel para que la pintura no esté contacto con el merengue.
  • Vuelca el merengue en forma de montaña.
  • Con ayuda de una espátula presiona suavemente y extiende desde dentro hacia los bordes haciendo círculos y alisando por los lados. El objetivo es hacer un hueco en el medio para luego rellenarlo con la nata montada.
  • Haz un poco de decoración en todo el el borde de la tarta con la punta de la espátula de abajo hacia arriba dejando que termine en pequeños piquitos.
  • Introduce en el horno precalentado a 120º sin aire, calor arriba y abajo durante 1 hora, sin abrir en ningún momento la puerta. Después baja la temperatura a 100º y deja 1 hora y cuarto más. Apaga la temperatura y deja que enfríe dentro del horno con la puerta abierta durante toda la noche.
  • Monta la nata que ha de estar muy fría. Cuando comience a espesar añade poco a poco azúcar glass al gusto. Estará lista cuando al levantar las varillas observes su famoso piquito.
  • Pon la nata en el interior del merengue que ya estará completamente frío y decora con las frutas elegidas.
  • Si quieres dar un poco de color al exterior de tu tarta pavlova, diluye una cucharada de mermelada en agua y déjala caer desde arriba para que dibuje pequeños ríos rojos.
  • Como toque final unas hojas de menta y ahora sí, ya puedes morir de amor por ella.
Plato: merienda, Postre
Cocina: Cocina australiana

¿Has probado esta receta de Pastel pavlova?

¿Quieres que te la prepare y te la enviemos a tu casa? Si vives en Madrid, contacta conmigo a través de info@gastroamantes.com y te doy todos los detalles.

Join the Conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta




Close
Gastroamantes © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close
PIDE TAKE AWAY