¿Cómo te gusta la carne?

La expresión ‘no sé freír ni un filete’, es mucho más común de lo que nos imaginamos. Tengo varías amigas que me lo confiesan constantemente y lejos de desanimarlas siempre les digo lo mismo: – freír un filete, un entrecot o un solomillo tiene sus pasos y si los desconoces, es muy probable que el resultado sea desastroso. Porque tan solo unos segundos pueden marcar la diferencia entre una carne preparada al punto, en su punto o muy hecha.- ¿cómo te gusta la carne?

Seguro que a ti también te ha pasado, que más de una vez se te ha quedado dura como una piedra o de repente has visto que tu sartén se inundaba de un liquido desconocido dejando tu jugoso y rosado solomillo en un tono blanquecino y anodino. Pues bien, si quieres que esto no te vuelva a ocurrir, ten siempre presente estos sencillos puntos y verás como freír carne puede llegar a ser como coser y cantar.

  1. Cuando vayas a cocinar una pieza de carne, ésta ha de estar siempre a temperatura ambiente.
  2. Pasa delicadamente un paño limpio por toda la pieza para eliminar los posible líquidos que hayan podido fluir al moverla.
  3. Sazona al gusto por ambos lados. Hay quien lo hace a mitad de cocción, al principio o al final. Personalmente suelo poner la pimienta al principio con solo una chispa de sal y el resto de sal la añado justo en los últimos segundos.
  4. La sartén o parrilla donde cocines la carne debe estar humeante, es decir muy, muy caliente o de lo contrario te arriesgas a cocer la carne. Para saber que tu sartén esta lista observa que el aceite que has puesto en ella se empieza a separar, ése es el momento de añadir la carne.
  5. Nunca pongas demasiada carne a la vez porque bajarías drásticamente la temperatura de la sartén y todo sería un desastre.
  6. Dependiendo de como te guste; si al punto, en su punto o muy hecha voltea siempre cuando se empiece a formar una costra crujiente en la superficie. Si has puesto la carne como te he dicho, es decir con la sartén muy caliente la costra comenzará a formarse en 40 segundos.

Como no todos tenemos un termómetro en casa para conocer el estado interno de la carne, una forma de conocer las 3 cocciones es presionar suavemente con el dedo.

  1. Poco hecho o bleu: Al presionar es muy elástica. Su exterior está completamente sellado con un interior completamente crudo que en algunas ocasiones no llega a calentarse. (temperatura termómetro entre 45º y 47º)
  2. Al punto medio: Al presionar la carne ésta se hunde fácilmente. Su exterior tiene una ligera costra dorada y al cortarla, ésta desprende todos sus jugos. Su interior es ligeramente rosado a excepción de un pequeño hilo que perfila todo el grosor. (temperatura termómetro entre 50º y 52º)
  3. Al punto: Al presionar se siente firme y elástica. Su costra dorada exterior es mucho más uniforme y al cortar la carne es menos rosada aunque sigue conservando gran parte de sus jugos. (temperatura termómetro 60º)
  4. Muy hecha: Al presionar se siente firme y la carne no cede. Su exterior es prácticamente marrón y al cortarla se ve color café claro, ha perdido gran parte de sus jugos y por lo tanto gran parte de su sabor. (temperatura termómetro entre 70º y 85º)

Independientemente de estos tres puntos básicos de cocción siempre puedes prepararla como más te guste. Mi consejo es que nunca la cocines demasiado para conservar así todas sus propiedades y todo su sabor. ¿cómo te gusta la carne? ¿cómo te gusta la carne?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Gastroamantes © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close