Torrijas de vino ¡La perfección existe!

WHAT'S SPECIAL

El truco para que salgan perfectas es un buen almíbar de vino blanco, unos segundos de reposo para que el pan se deslice por unos huevos bien batidos y freírlas en un aceite de oliva perfumado.

Muchas veces las mejores cosas de la vida son las más sencillas y simples, como nuestras históricas torrijas. Aquí no hay que recurrir a esferificaciones, ni espumas, ni al nitrógeno líquido o aerosoles para hacer que un postre se convierta en un cuadro realmente hermoso y deliciosamente rico.

Volver a lo simple, a nuestras tradiciones, a las recetas de nuestras abuelas, puede ser, y es, lo más acertado. Esto no quiere decir que no podamos ‘retocar’ o hacer variaciones con algunos de nuestros platos más clásicos. Podemos innovar, ¡por supuesto que sí! pero sin perder nunca el respeto a su origen.

Digo esto, porque hace poco mirando internet se puso ante mí una nueva versión de torrijas que ha alterado mi paz. Por lo visto, se puede cambiar alegremente el pan blanco de miga, por un pan de semillas integral e incluso por un pan de molde. O la cremosa leche sustituirla por una aguada leche desnatada, o lo que es peor aún, eliminar el azúcar para incorporar un edulcorante artificial. Y aún así, trasformando por completo toda una historia, tienen el atrevimiento de seguir llamándolo torrija…

Personalmente considero que estos movimientos tan drásticos, desfavorecen ¡y mucho! el sabor y la textura original. Incluso, sin darnos cuenta nos vamos alejando cada día un poquito más de nuestras raíces.

Así que, volviendo a nuestras tradiciones voy a recuperar la esencia de una cremosa y perfecta torrija de vino, la favorita de mi madre. ¿Los trucos? pocos y sencillos; un buen almíbar de vino blanco, unos segundos de reposo para que el pan una vez empapado se deslice por unos huevos bien batidos. Y por supuesto, el control de la intensidad de un buen fuego, es lo que debes orquestar para disfrutar de una de las mayores tentaciones que nos regala la Cuaresma, ¡las torrijas!

Torrijas de vino ¡La perfección existe!

Torrijas
Raciones 12 torrijas
Tiempo de preparación 35 min
Atemperar el vino 30 min

Ingredientes

  • 1 barra pan para torrijas
  • 1 litro vino blanco semidulce de calidad
  • 1/2 litro agua
  • 150 g azúcar blanca
  • 2 huevos grandes
  • la piel de una naranja
  • 5 ramas de canela
  • 1 litro aceite de oliva

Para el almíbar de vino:

  • 1/2 litro vino blanco semidulce
  • 1/2 taza miel de romero
  • 3 ramas de canela

Elaboración paso a paso

  • En una cazuela pon a calentar el vino blanco semidulce junto al agua, el azúcar, la piel de la naranja y las ramas de canela. Cuando comience a hervir baja la intensidad del fuego y deja que burbujee suavemente de 5-6 minutos para que evapore el alcohol y dar tiempo suficiente a que la canela y la piel de naranja aporten su delicado sabor.
  • En otra cazuela vierte todos los ingredientes del almíbar de vino y sigue prácticamente el mismo proceso: deja hervir y después baja la intensidad del fuego para que evapore el alcohol del vino y nos quede solo su sabor afrutado. Prueba y si te gusta más dulce incorpora más miel.
    Deja enfriar las dos preparaciones hasta una temperatura ambiente.
  • Corta el pan en rebanadas de dos centímetros aproximadamente. -personalmente me gustan gruesas pero si lo prefieres puedes hacerlas más delgadas-.
  • Una vez esté atemperado el vino blanco sumerge de una en una las rebanadas de pan, asegurándote de que quedan bien mojadas.
    Coloca las ramitas de canela que has utilizado en un plato y ve poniendo encima el pan empapado para que drene el exceso de liquido.
  • Bate los huevos hasta que doblen su tamaño y mientras pon a calentar el aceite en una sartén junto a la piel de una naranja y una ramita de canela para perfumarlo.
    Cuando esté bien, bien caliente retira la piel de naranja dejando la ramita de canela.
  • Pasa las torrijas por el huevo, transfiérelas a la sartén y fríe durante 1 minuto aproximadamente por cada lado o hasta que estén ligeramente doradas.
    Cuando las retires de la sartén ponlas sobre un papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.
  • Dispónlas en una fuente y vierte el sirope de vino.

Notas

  • A la hora de freír las torrijas procura no llenar la sartén, ya que la temperatura del aceite bajaría inmediatamente. Recuerda que se debe mantener bien caliente para sellar al instante las torrijas y evitar así que el aceite penetre en su interior.
  • Si quieres hacer una presentación individual, te sugiero que en un plato coloques un papel de cocina que cubra la mitad del plato y dejes caer una lluvia de azúcar glass. Después cubre de nuevo con papel la mitad del plato que está con el azúcar y deja caer ahora una lluvia de canela. De esta manera te quedará especialmente bonito y aumentarás el sabor de la canela. Un poquito de almíbar de vino y tendrás una deliciosa torrija de vino sutilmente firme por fuera y extremadamente húmeda y jugosa por dentro.
Plato: Postre
Cocina: Cocina española
Keyword: Semana Santa

¿Has probado esta receta de torrijas de vino?

¿Quieres que te la prepare y te la enviemos a tu casa? Si vives en Madrid, contacta conmigo a través de info@gastroamantes.com y te doy todos los detalles.

Join the Conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta




Close
Gastroamantes © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close
PIDE TAKE AWAY