Acelgas rojas

WHAT'S SPECIAL

Su textura fresca y al dente con unos piñones y ajos dorados humedecidos en salsa tártara.

Hoy, las humildes acelgas rojas se visten de fiesta para mostrarnos que su sabor, su textura y sobre todo sus propiedades nutricionales están alcance de todos.

Seguro que más de una vez la has visto en el mercado erguida, firme y con todo su color, dispuesta a que te la lleves a casa para ser cocinada y regalarte sus sales minerales, sus vitaminas y toda su fibra. Otra cosa, es que decidas incluirla en tu cesta de la compra, ¿verdad?. Porque lo cierto es, que las acelgas rara vez son la primera opción de la lista a la hora de seleccionar las verduras.

Personalmente compro casi a diario, me encanta observar, ver los productos que otros compran, e incluso a veces reparo en sus gestos. La gente introduce con alegría en sus bolsas los calabacines, las berenjenas, las alcachofas, ¡hasta el repollo!… ¿y las acelgas?, con ellas, la cosa cambia. Las manos de los compradores pasan casi sin rozarlas y su estante rara vez está vacío ¡Pobres acelgas!. Yo creo que si tuvieran ojos o pudieran hablar, nos dirían: ¡A mí, a mí. Elígeme a mí!.

Así que hoy, a través de está sencilla, rápida y fabulosa receta de acelgas rojas, voy hacer que la próxima vez que la veas en el mercado, te acerques con un halo de alegría, las pongas en tu carrito y te dejes llevar por la humildad deslumbrante de esta mágica verdura.

Acelgas rojas

Raciones 4 personas
Tiempo de preparación 15 min

Ingredientes

  • 1 manojo acelgas rojas
  • 4 dientes ajo
  • 1/4 taza piñones
  • salsa tártara
  • 4 cdas aceite de oliva

Elaboración paso a paso

  • Lava las hojas y repasa con un corte el extremo de cada tallo.
  • Pon a hervir agua y cuece solamente los tallos cortados en pequeños dados durante 3-4 minutos hasta conseguir una textura al dente, es decir, con un punto tierno y otro crujiente. Escurre y reserva.
  • Corta en tiras las hojas.
  • Pon a calentar el aceite de oliva en una sartén y fríe los ajos laminados. Cuando veas que comienzan a tomar un ligero color tostado agrega los piñones y cocina todo junto hasta que tanto el ajo como los piñones estén dorados. No dejes de observar porque se pueden quemar en cuestión de segundos. Después retira y reserva.
  • En la misma sartén añade las acelgas frescas cortadas y revuelve constantemente para que se impregnen del delicioso aceite con los aromas del ajo y de los piñones. Cuando comiencen a marchitarse ligeramente, incorpora los tallos que habías cocido en el agua, remueve para integrar y mantén un minuto más en el fuego. No buscamos una acelga mustia y muy cocinada, queremos el esplendor de su hoja, sentirla, masticarla y por supuesto, saborearla.
  • Transfiere los dorados y crujientes piñones junto a los ajos.
  • Sirve con un poco de salsa tártara y déjate llevar por la humildad deslumbrante de esta mágica verdura.
Plato: Primer plato
Cocina: Cocina española

¿Has probado esta receta de acelgas rojas?

¿Quieres que te la prepare y te la enviemos a tu casa? Si vives en Madrid, contacta conmigo a través de info@gastroamantes.com y te doy todos los detalles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta




Close
Gastroamantes © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close
PIDE TAKE AWAY