Callos a la madrileña, la receta de mamá

WHAT'S SPECIAL

Recientemente organicé una comida con mis amigos franceses y quedaron absolutamente prendados de su sabor

¡Adoro Madrid!, mi Madrid. Casi todos los fines de semana salimos a pasear por sus calles a fotografiar sus rincones. ¡Hay tanto que ver en esta hermosa ciudad!, que mi marido decidió crear ‘LoveMadrid‘ para acercar nuestra capital a través de hermosas imágenes a todos aquellos que se encuentran lejos. Emociona leer los comentarios de los madrileños que por circunstancias están fuera. La mayoría coinciden en que Madrid es alegría, es comida, es pasión, es diversión, es familia y todos, todos, la echan de menos.

Por eso hoy he decidido rendir homenaje a uno de sus platos más típicos ‘los callos a la madrileña’.  Este plato es idolotrado por muchos a la vez que rechazado por otros, ya que su ingrediente principal son las tripas de vaca o carnero. Dicho así, la verdad es que da pelín de grima, pero cuando los pruebas todo lo que has pensado antes de ellos desaparece de golpe. Sabores llenos de presencia que se unifican para crear uno de los platos con más relevancia de nuestra gastronomía.

Para que te salgan unos callos de nota debes prestar especial atención a la hora de comprarlos, acude a tu charcutero o carnicero de confianza y asegúrate de que estén blancos, luminosos y sobre todo, frescos. 

¿La mejor receta? ¡La de mi madre!  No hay manos que los preparen mejor que las suyas y hoy voy a seguir sus sabios y maravillosos consejos para conseguir ese sabor tan personal y con tanto carácter que ella logra cada vez que los hace. Eso sí, para que sean más digestivos y ligeros, lo mejor es cocinarlos el día antes y desgrasarlos por la mañana.

Callos a la madrileña

callos a la madrileña
Tiempo de preparación 40 min
Dejar enfriar para desgrasar 12 h

Ingredientes

  • 1 k callos
  • ½ k morro
  • 250 g jamón serrano en tacos
  • 1 chorizo de cantimpalo
  • 1 morcilla
  • 2 zanahorias
  • 2 hojas de laurel
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 guindilla
  • 2 cucharaditas de pimentón
  • 3 clavos
  • ½ cucharadita de granos de pimienta
  • aceite de oliva
  • sal

Elaboración paso a paso

  • Lava muy bien los callos y el morro en agua bien fría. Ponlos en el cuerpo de una olla rápida cubre con agua y ponlos a cocer. Cuando comience a hervir elimina con ayuda de una cuchara todas las impurezas que saldrán a la superficie en forma de espuma.
    Una vez deje de espumar retira el agua e incorpora agua limpia. Esta vez no los cubras porque al cocinarse sueltan mucha agua.
  • Añade el jamón, las zanahorias, la cebolla claveteada, unos granos de pimienta y el laurel. Cierra con la tapadera y una vez suban las anillas de tu olla rápida baja la intensidad al mínimo y cocina 30 minutos.
  • Una vez puedas abrir la olla introduce el chorizo y la morcilla y deja a fuego medio durante 25 minutos más.
  • En una sartén con cuatro cucharadas de aceite de oliva, dora los ajos laminados junto a la guindilla cortada en aros. Añade el pimentón y fríe durante un minuto moviendo constantemente para evitar que se queme.
  • Incorpora a la cazuela y deja a fuego medio unos minutos más.
  • Corta en rodajas el chorizo y la morcilla y una vez enfríen deja toda la noche en el frigorífico para que la grasa suba a la superficie. A la mañana siguiente con ayuda de una cuchara retírala.
    De esta manera evitarás un montón de calorías y harás de esta receta un plato mucho mas saludable.
  • Calienta suavemente y a disfrutar
Plato: Plato principal
Cocina: Cocina española
Keyword: Recetas que calientan

¿Has probado esta receta de callos a la madrileña?

¿Quieres que te la prepare y te la enviemos a tu casa? Si vives en Madrid, contacta conmigo a través de info@gastroamantes.com y te doy todos los detalles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta




Close
Gastroamantes © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close
PIDE TAKE AWAY