Cardo de Navidad, mi receta familiar

WHAT`S SPECIAL

El sabor del cardo blanco y su delicada textura la convierte indiscutible en la verdura reina del invierno.

En mi casa es tradición comer cardo de Navidad. Un plato que ya cocinaba mi abuela y que aparte de ser sencillo y delicioso se puede dejar preparado un día antes. Lo que te va a permitir llegar más tranquila a la mesa sabiendo que uno de los platos principales solo está pendiente de ser calentado suavemente.

Esta receta me hace recordar una de las etapas más felices de mi vida, la niñez. Cierro los ojos y me veo sentada junto a mis hermanas limpiando esta verduras de tallos gigantescos siguiendo las instrucciones que nos iba dando mamá -Chicas, si luego no queréis andar quitando hebras de la boca, hacedlo despacio y bien-.

Y así es, para disfrutar de la suavidad incomparable de esta maravillosa verdura de invierno, solo has de seguir con calma estas recomendaciones:

  • Comienza por separar las pencas y cortar los bordes laterales de cada una de ellas con un cuchillo para eliminar los pinchos.
  • Después, cepilla muy bien cada una de ellas hasta retirar la telilla que tiene pegada, que es la causante de su amargor.
  • El siguiente paso para obtener un cardo impecable es retirar los hilos que contiene en lo ancho de la penca. Para hacerlo perfectamente, en uno de los extremos realiza un corte suave y lento, y antes de que el cuchillo lo atraviese por completo sentirás y verás con facilidad esos hilos. Es entonces, cuando debes dirigir el cuchillo hacia abajo para eliminarlos.
  • Después corta las pencas en trozos de dos centímetros y medio aproximadamente, -en este paso también tendrás oportunidad de retirar los molestos hilitos
  • Deposita cada pieza en un recipiente con agua fría junto a medio limón en rodajas para que no el cardo no oscurezca.

Una vez terminado de preparar, debes volver a lavarlo, escurrirlo en un colador y cocinarlo como aquí te cuento.

Cardo de Navidad, mi receta familiar

Cardo de Navidad
Raciones 6
Tiempo de preparación 30 min
Tiempo de limpieza 1 h
Tiempo total 1 h 30 min

Ingredientes

  • 1 cardo blanco
  • 2 cebollas blancas
  • ¼ taza piñones
  • ½ litro leche caliente
  • ½ litro agua de cocer el caldo caliente
  • 2 cdas harina común
  • hojas de tomillo limonero
  • ½ limón
  • aceite de oliva
  • pizca nuez moscada
  • sal de ajo
  • pimienta

Elaboración paso a paso

  • Pon a hervir un litro y medio de agua en una olla rápida, cuando esté en su punto más alto de ebullición añade el cardo limpio y cierra con la tapadera. Una vez suban las anillas baja la intensidad del fuego y mantén 15 minutos más. Cuando puedas abrirla, escurre y reserva por separado el cardo y el agua de la cocción.
  • En una cazuela baja pocha suavemente la cebolla muy picadita hasta que este tierna y brillante. Salpimenta al gusto.
  • Incorpora dos cucharadas generosas de harina y tuéstala removiendo constantemente. Vierte poco a poco la leche y el caldo sin dejar de remover. En mitad del proceso pon una pizca de nuez moscada.
    Sigue vertiendo los líquidos hasta obtener una bechamel ligera, no espesa.
  • Para que la bechamel quede suave y aterciopelada pasa el resultado por un batidor y seguidamente vuelca sobre el cardo meneando suavemente la cazuela para mezclar sabores y texturas. -es mejor menear la cazuela que remover con una cuchara, ya que el cardo está tan tierno que se puede romper-.
  • Fríe los piñones en aceite de oliva hasta que estén dorados y reserva. Hay que estar muy pendientes en este paso ya que enseguida pueden quemarse, no les quites ojo.
  • Presenta el cardo de Navidad adornándolo con los piñones y unas frescas hojas de tomillo limonero.

Notas

  • Procura no remover el cardo para calentarlo. La mejor manera, es hacerlo al mínimo por un tiempo largo o introducir la cazuela tapada en el horno.
 
  • Esta receta sabe mejor de un día para otro.
 
  • Puedes comprar el cardo días antes de Navidad para ahorrarte un dinerito. Lo limpias y lo cueces siguiendo las indicaciones. Cuando puedas abrir la olla, esteriliza unos botes de cristal y rellénalos con mucha delicadeza con el cardo y el agua de la cocción. Cierra con la tapadera y deja enfriar el bote boca abajo. De esta manera creas un vacío que conservará tu cardo durante semanas como recién hervido.
 
Plato: Primer plato
Keyword: Navidad

¿Has probado esta receta de cardo de Navidad?

¿Quieres que te la prepare y te la enviemos a tu casa? Si vives en Madrid, contacta conmigo a través de info@gastroamantes.com y te doy todos los detalles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta




Close
Gastroamantes © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close
cialis haphttps://wwv.stag9000.shop/