Mi despensa ideal

La despensa es uno de los lugares más escondidos de la casa y casi siempre están provistos de pasta, arroces, legumbres y productos enlatados o embotellados, que en su mayoría no cumplen con los requisitos nutritivos necesarios.

Una buena idea para que este almacenamiento de comida sea más saludable y te pueda ayudar a preparar infinidad de recetas en muy poco tiempo, es incorporar alimentos cocinados por ti y envasados al vacío. Existen muchísimas opciones y puedes conservar todo lo quieras, desde una salsa de tomate, hasta verduras, carnes o pescados.

Para que tus conservas mantengan intactas todas sus propiedades durante un periodo prolongado de tiempo, debes asegurarte muy bien de hacer una esterilización correcta.

Salsa chimichurri

La cantidad de veces que me ha salvado de una comida aburrida la salsa chimichurri son innumerables. Una carne blanca o roja a la plancha a la que en los últimos segundos le añades una pequeña cucharada de esta salsa y ¡voilá! pura magia y sabor a tope. Una cucharadita untada en los panes de tus sándwiches o bocadillos despertará tus papilas gustativas, en parrilladas de mariscos y pescados o sobre unas patatas asadas, esta salsa nunca defrauda.

Además, puedes conservarla en tu despensa en un lugar fresco y oscuro durante meses y si vives en un sitio cálido, lo mejor es guardarla en el frigorífico.

Para hacerla, solo tienes que triturar hasta conseguir una pasta; dos tazas de hojas de perejil verde fresco, media taza de hojas de albahaca, un chile verde picante (opcional, sino te gusta el picante lo suprimes) tres ramitas de romero fresco (solo las hojas), y cuatro dientes de ajo. Una vez esté bien triturado, añades una taza y media de aceite de oliva, zumo de limón, sal y pimienta al gusto.

Salsa de tomate

Uno de los artículos que nunca fallan es, la salsa de tomate. No existe despensa ideal sin unos cuantos botes de ésta fantástica salsa de la que sobra explicar cómo y cuándo utilizarla. Además, mi receta tiene el truco perfecto para que los niños la tomen sin problema. Ya sabéis, que los mas pequeños a veces no les gusta la salsa de tomate casera porque no tiñe lo suficiente sus macarrones, arroces, patatas o hamburguesas. Pues bien, el truco para que la salsa de tomate casera os salga roja, roja, es añadirle un pimiento morrón rojo. No solo le va aportar ese toquecito dulce y delicioso, sino que además, no será necesario añadir azúcar para suavizar la acidez del tomate, y va a colorear vuestra salsa de manera increíble.

Para hacer gran cantidad y conservarla, cubre la base de una sartén grande con una fina capa de aceite de oliva y cocina durante cuatro minutos una cebolla laminada junto a dos dientes de ajos aplastados y troceados. Después añade el pimiento rojo y deja que se fría todo junto durante cinco minutos más.

Lava los tomates, córtalos y vuelca sobre la sartén. Salpimienta al gusto y mantén durante 45 minutos revolviendo ocasionalmente. En este proceso, observamos que los tomates se desprenden de su agua, por lo que es mejor que subas la intensidad del fuego para acelerar su evaporación. 

Cuando veas que los líquidos quedan por debajo de la carne de los tomates, tu salsa estará casi lista. Solo te queda pasar el resultado por un pasa puré o colador chino, asegurando una buena extracción para conseguir una salsa perfecta.

Consérvala en botes esterilizados y disfrútala siempre que quieras cocinando con ella: huevos cocidos con tomate y queso, coliflor horneada, pasta, arroz, huevos fritos, patatas, sándwiches, setas etc….

Cebolla confitada

Otro básico indispensable de mi despensa ideal es, la cebolla confitada, la utilizo muchísimo. Con ella, tú también puedes hacer auténticas maravillas, como:

  • Rebanadas tostadas de pan a la que añades una cucharada de confitura de cebolla, un medallón de queso de cabra y a gratinar unos minutos, y justo antes de servir, dibujas unas líneas con crema de vinagre balsámico. Si quieres, también puedes cambiar el queso de cabra y añadir sobre la cebolla unas anchoas o nueces y pasas, o alguna verdura a la plancha como: berenjena, espárragos, tomate etc… la imaginación y el gusto lo pones tú..
  • Empanadillas rápidas: combina unos huevos cocidos con dados de jamón y confitura. O unos mejillones en escabeche con confitura, éstas últimas son increíblemente ricas.
  • Usarla como guarnición de algunas carnes como el solomillo de cerdo o en pescados, como el salmón.
  • Ingrediente imprescindible en tus quichés ó salsas.
  • Y si un día llegas agotada y no te apetece cocinar mucho, abres tu bote de cebolla confitadas y preparas en dos minutos una deliciosa tortilla.
  • También con unas patatas asadas queda fantástica; las abres por la mitad, añades una cucharada de confitura de cebolla, una picadita de tocino frito y queso camembert. ¡toda una locura!

Sigue este paso a paso para tenerla lista todo el año.

Tomates cherry

Muero por estos aromáticos tomatitos cherry en conserva, ¡son mi gran debilidad! y siempre tengo listo más de un bote en mi despensa. Se preparan en menos de una hora y son absolutamente indispensables para dar un sabor único y especial a muchos platos. Si quieres saber cómo se hacen, pincha aquí y verás que fácil.

Una vez envasados podrás hacer maravillas con ellos, por ejemplo:

  • Esos días en que no tienes pensado nada y apenas tienes tiempo, cueces un poco de pasta o arroz,  lo combinas con estos cherry y en diez minutos tienes un primer plato espectacular para toda la familia.
  • Como guarnición de carnes y pescados es, fabuloso.
  • También te puedes decidir a hacer unas tostadas con estos cherry y atún rojo en aceite. O con unas gulas salteadas con ajo, también con anchoas, jamón etc… Combinaciones, que pueden convertirse en toda una cena gourmet.
  • Un sándwich de lacón ahumado con estos tomatitos y un poquito de lechuga es un almuerzo increíble para llevar al trabajo.
  • Pruébalos también sobre un dorado y crujiente hojaldre. Hornea una lamina de hojaldre cubierta con tu queso favorito rallado y unas chalotas cortadas en rodajas muy, muy finas. Cinco minutos antes de que finalice su horneado, saca el hojaldre añade tus cherry para que se calienten, y antes de servir esparce por encima unas hojas de la verde rúcula.
  • Igualmente en pizzas, aporta un sabor muy delicioso.

Limones en conserva

Este es sin duda uno de los grandes secretos de mi cocina. Prepararlos, es sencillísimo, solo sigue mi receta paso a paso y comprueba tú misma, como según van pasando las semanas su sabor se hace más profundo e intenso y su textura más y más agradable. Mi consejo es que antes de consumirlos los dejes 30 o 45 días para que maceren muy bien.

Así que, prepara tus papilas gustativas porque estos limones van a hacer brillar muchos de tus platos:

  • Carpaccios de pescado, ceviches o tártares se convertirán en extraordinarios si les añades esta maravilla de limones muy picaditos.
  • Cuando elabores aceite de albahaca o una salsa pesto, añade un gajo de estos limones, no solo contribuye a conservarse mejor, sino que obtendrás un sabor mucho más espectacular.
  • Cortado en pequeños dados es un acompañamiento único a los spagueti frutti di mare.
  • En mayonesas o salsas, encontrarte pequeños trocitos de estos limones es toda una sensación de frescor.
  • Tus ensaladas veraniegas se convierten en exóticas y perfectas si le añades estos limones.
  • Pescados cocinados con este aceite y unos daditos de su limón también resulta deslumbrante.

Atún rojo en conserva

Adoro llegar a casa abrir mi despensa y elegir la cena en tan solo un par de minutos. Si tú también quieres vivir este sueño, no te pierdas detalle de como conservar un fabuloso atún rojo en aceite de oliva virgen extra siguiendo este sencillo paso a paso.

Disfrútalo junto a un arroz blanco, con mayonesa y aceitunas, con una buena salsa de tomate casera, en una ensalada con un variado de hojas verdes, tomates frescos, nueces y granos de frambuesas, añadido a un buen pisto, en un bocadillo o simplemente caliéntalo en una sartén con un poco de soja y sésamo.

Join the Conversation

  1. Ana García says:

    Hola!!!! Qué artículo más bueno!!!!… Me gusta hacer conservas. Fundamentalmente hago mermeladas desde hace muchos años, y muchas 🤣aunque a diario mi tostada del desayuno lo que lleva es tomate y aceite. A veces hago caballa en conserva en temporada de caballas.Tuve mi época de bonito o atún en avoe .Salsa de tomate casera preparo varias veces al mes ( hago poca cantidad) y hace unos meses me animé a hacer pepinos encurtidos , ya que por un lado el pepino al natural me sienta mal, por otro me encantaban unos de una conocida tienda sueca que dejaron de comercializar, ya con la necesidad creada sin poder comprarlos me dije voy a hacerlos 😂😂😂 Llevo tiempo queriendo hacer una conserva de limones, aquí consumimos mucho limón, y así ampliar la manera de tomarlos. No había decidido que receta seguir , he visto varias pero no me fío mucho… Al ver la tuya me he puesto muy contenta porque sé con total certeza que el resultado será bueno, al igual que el resto de recetas. Muchas gracias Margarita 🙏😘👏👏👏

    1. Margarita Author says:

      En casa la salsa de tomate es imprescindible en cinco minutos te soluciona platos increíbles: coliflor con tomate, bacalao, pasta, arroz…. Y los limones, ya verás que toque más exclusivo te va aportar a muchos platos. :))))
      Besoooss!!!
      M.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Gastroamantes © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close