Harinas sin trigo hechas en casa

A partir de hoy los enharinados, pasteles, masas, tortillas etc…  van a tener un sabor diferente y mucho más delicioso si decides innovar.  No creas que es difícil, ¡para nada! solo necesitas un procesador de alimentos, un colador y dejar volar un poquito tu imaginación .

Por ejemplo, ¿sabias que la tortilla de patata se puede cuajar sin huevo utilizando harina de garbanzo y agua? Pues sí, si se puede y el resultado es fabuloso, ya que en todo momento percibes el sabor y la sensación de estar tomando una buena tortilla española. Además, esta forma de prepararla no solo es perfecta para aquellas personas intolerantes al gluten sino también para aquellos que debemos cuidar nuestros niveles de colesterol y reducir la ingesta de huevos.

Si nunca te has atrevido a prepararla hoy puede ser el momento; fríe tus patatas de forma habitual, mezcla 8 cucharadas de harina de garbanzo con un vaso de agua y bate con unas varillas hasta eliminar grumos y conseguir una textura similar a la del huevo batido. Después transfiere las patatas, sazona al gusto, cuaja en la sartén y ya verás como te sorprende.

Para hacer harinas sin trigo lo más habitual es utilizar legumbres u otro grano como el arroz o la quinoa. En el caso de los garbanzos, procura que sea la variedad más pequeña que son los pedrosillano y en el caso de las lentejas que sea la pardina o lenteja caviar, que además tiene un sabor más delicioso.

La forma de hacer cualquier tipo de harina es siempre la misma:

  • primero, pulveriza con un procesador de alimentos los garbanzos, lentejas o el producto que selecciones para hacer la harina.
  • Una vez consigas la textura de una harina solo te queda tamizarla con un colador de maya fina para eliminar los posibles granitos que puedan quedar y obtener así una perfecta, sedosa y suave harina.
  • Además, si las conservas en frascos correctamente esterilizados éstas te durarán mucho más tiempo.

Ahora llega el momento de preguntarte cuáles son los usos que le puedes dar a estas saludables harinas, así que toma nota de estas fantásticas ideas para aprender a cocinar con ellas. Recuerda, que si además las conservas en frascos correctamente esterilizados éstas te durarán mucho más tiempo.

Harina de lentejas

Tanto la harina de lentejas como la de frijoles son fabulosas para elaborar unas tortillas para tacos mexicanos.

Tan solo mezcla 170 gramos de harina de lentejas con 250 ml de agua templada e integra con las manos hasta conseguir una masa tierna pero firme. Aplana con un rodillo y con un cortador de aro del tamaño que prefieras corta tus tortillas. Después aplana cada una de nuevo con el rodillo y cocina en una sartén bien caliente con un poco de aceite.

En ellas también puedes untar humus, guacamoles o patés.

Harina de garbanzos

Puedes cuajar con ella una estupenda tortilla de patatas como te he contado en la introducción. Y también, puedes enharinar croquetas, albóndigas, espesar salsas, elaborar gnocchi, o dar consistencia a tus hamburguesas cambiando el pan rallado por esta deliciosa harina.

Harina de arroz integral

La harina de arroz es la más popular para aquellos que son intolerantes al gluten. Personalmente adoro las magdalenas horneadas con esta harina. Coge cualquier receta de magdalenas que tengas y sustituye la harina de trigo y los huevos por una mezcla de harina de arroz con leche de avena, de coco o almendras. Bate los dos ingredientes hasta obtener la textura del huevo batido y agrega a tus magdalenas. Verás que matiz tan diferente e interesante aporta, a parte de quedar más tiernas y esponjosas.

Harina de quinoa

Ideal para preparar masas de empanada o masas de pizzas. La masa de croquetas queda buenísima y si espesas con esta harina tus salsas de estofados les dará un toque muy especial. También la masa salada de creps queda fabulosa con la harina de quinoa.

Harina de coco

Perfecta para todo tipo de repostería, es una auténtica locura todo lo que se prepara con ella. Las tortitas y creps con esta harina a los más pequeños de la casa les va a encantar. Cunde mucho más que cualquier otra harina ya que su proporción de uso es: 50 gramos de de harina de coco x 200 gramos de harina normal.

Ésta harina no contiene gluten, por lo tanto, no tiene elasticidad. Una forma de equilibrar la masa para hacerla más manejable y flexible es utilizar más huevos. La proporción en este caso sería de: 1 huevo x 35 gramos de harina de coco.

Ahora que ya sabes lo fácil que resulta innovar y aportar matices de sabores diferentes a muchos de tus platos, te invito a que te sumerjas en el mundo de las harinas hechas en casa y disfrutes de todas ellas tanto como yo.

¿Has probado alguna de estas harinas sin trigo?

¿Quieres que te la prepare y te la enviemos a tu casa? Si vives en Madrid, contacta conmigo a través de info@gastroamantes.com y te doy todos los detalles.

Join the Conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Gastroamantes © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close
PIDE TAKE AWAY