Sopa de calabaza asada

WHAT'S SPECIAL

No se te ocurra dar calabazas a la calabaza. Prueba hacer esta sopa y terminarás siendo locamente fiel a ella

Ya tenemos los mercados repletos de calabazas. Esta anaranjada verdura delicadamente dulce se ha convertido últimamente en una de mis favoritas. Es increíblemente rica en antioxidantes y vitaminas, y su gran cantidad de fibra además de ser digestiva, produce un efecto saciante que la hace impecable para perder algo de peso. Su textura aterciopelada y cremosa va a envolver con suma delicadeza el sabor de esta sopa de calabaza asada.

El flechazo entre la calabaza y yo, es relativamente reciente. Muy pocas veces al hacer la compra terminaba en mi carrito, la veía en el expositor de la frutería pero no terminaba de enamorarme. Me resultaba demasiado inocente su sabor, aunque con mucha fuerza en su textura. Fue al comenzar a escribir este blog cuando decidí encontrarme con ella y darme la oportunidad de conocerla mejor.

La preparé en suaves cremas, pequeñas croquetas, jugosas tortillas, tiernas tartas…. y cuando le tocó el turno a la sopa decidí combinarla con ingredientes fuertes hasta dar con esta receta que para mí, no puede ser mejor. Y así nació esta sopa de calabaza asada, probando y probando. Opté por hornearla junto a unas hierbas frescas y ajo para que su carne se empapara de deliciosos aromas y ganará en sabor, y no me equivoque. El resto de sus ingredientes los he ido añadiendo y cambiando con el paso del tiempo hasta dar con este sabor que realmente me entusiasma.

Sopa de calabaza asada

Sopa de calabaza asada
Raciones 4
Tiempo de preparación 20 min
Precalentar el horno a 180º y hornear 30 min
Tiempo total 50 min

Ingredientes

  • 600 g calabaza en rodajas
  • 2 tallos de apio
  • 1 cebolla
  • 1 patata
  • 2 rodajas de jengibre
  • 4 dientes de ajo
  • 1 y ½ l caldo de ave o verduras
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1 pizca nuez moscada
  • 1 cda tomillo fresco o seco
  • 1 cda romero fresco o seco
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

Elaboración paso a paso

  • Corta a la mitad las rodajas de calabaza y disponlas en una fuente. Riega con un generoso cordón de aceite de oliva y esparce por encima unas hojas frescas de romero y tomillo. Golpea con la hoja de un cuchillo los ajos y añádelos. Salpimienta al gusto e introduce en el horno precalentado con aire, calor arriba y abajo durante 25-30 minutos a 180º.
  • Cuando enfríe la calabaza retira la piel, aparta las semillas y córtala en pequeños dados.
  • Calienta 4 cucharadas de aceite de oliva en una cazuela y rehoga el apio junto a la cebolla partida en pequeños dados. Cuando estén tiernos y brillantes añade la patata cortada en cuadritos pequeños, el jengibre, la cúrcuma, una pizca de nuez moscada y dale un par de vueltas. Seguidamente incorpora la calabaza y por último el caldo de pollo. Deja hervir todo junto durante 15 minutos.
  • Después pasa el resultado con una batidora de mano hasta conseguir una sopa ligera, suave y aterciopelada.
  • Presenta con unas crujientes pipas, perejil y unos aros de pimiento dulce rojo.
    Sopa de calabaza asada

Notas

  • Por cierto, no deseches las pipas de calabaza, te quedarán escandalosamente ricas sobre tu sopa. Además estas semillas son fuentes concentradas de proteínas, minerales y vitaminas.
Plato: cenas, Primer plato
Keyword: Recetas que calientan

¿Has probado esta receta de sopa de calabaza asada?

¿Quieres que te la prepare y te la enviemos a tu casa? Si vives en Madrid, contacta conmigo a través de info@gastroamantes.com y te doy todos los detalles.

Join the Conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valora esta receta




Close
Gastroamantes © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close